Infraestructura como servicio (IaaS)

¿Qué es la infraestructura como servicio (IaaS)?

La infraestructura como servicio (IaaS) permite que la nube, la computación, el almacenamiento y los recursos de red gestionados centralmente se encuentren disponibles bajo demanda para un aprovisionamiento rápido en un entorno virtualizado. 

En lugar de una infraestructura local tradicional, la infraestructura como servicio (IaaS) se hospeda en nubes públicas y privadas, se gestiona centralmente por un proveedor de servicios y se pone a disposición de los clientes según sea necesaria. Las consolas y API de gestión basada en navegador permiten a los clientes acceder a los recursos virtuales que necesitan, cuando los necesitan. Los clientes solo pagan por los recursos que emplean realmente, que además pueden ampliar o reducir en función de los cambios en la demanda.

Los proveedores de infraestructura como servicio (IaaS) gestionan y mantienen grandes centros de datos físicos ubicados estratégicamente por todo el mundo. Los recursos de procesamiento, almacenamiento y conectividad de red de estos centros de datos se virtualizan y ponen a disposición de los clientes como servicio, en una modalidad de pago por consumo. De este modo, pueden ejecutar aplicaciones y cargas de trabajo en la nube.

¿Cómo funciona la infraestructura como servicio (IaaS)?

La mayoría de las empresas llevan mucho tiempo empleando una infraestructura de red convencional compuesta por servidores y almacenamiento tradicionales instalados en un armario de servidores o centro de datos. La configuración y el mantenimiento de estos activos corría a cargo del personal de TI interno.

Con la infraestructura como servicio, los clientes emplean recursos de red que el proveedor de servicios pone a su disposición en línea. Los clientes pueden seleccionar y configurar la infraestructura que necesitan empleando una interfaz de panel virtual o hipervisor, así como aumentar o reducir su nivel de utilización de los recursos para responder a los cambios en las cargas de trabajo, de modo que empleen tan solo lo que necesiten y paguen a medida que consuman.

Algunos de los servicios adicionales que brindan los proveedores de infraestructura pueden incluir registros de actividad, supervisión de procesos, agrupación en clústeres, equilibrio de carga, facturación desglosada y más.

¿Qué es la arquitectura IaaS?

Los contenedores ofrecen a los desarrolladores muchas ventajas, por lo siguiente:

+ mostrar más

Computación

Los recursos de procesamiento y computación generales pueden incluir procesamiento de gráficos de alta velocidad (GPU) para aprendizaje automático e inteligencia artificial o computación de alto rendimiento (HPC) para potencia de procesamiento bruta, en función de los requisitos de las cargas de trabajo.

Almacenamiento

Un recurso esencial y obvio que se escala para satisfacer la amplia variedad de requisitos de los clientes. El almacenamiento de objetos se emplea frecuentemente para imágenes, documentos y otros datos generales. Por ello, se trata del tipo de almacenamiento más común para la infraestructura como servicio (IaaS). También se dispone de almacenamiento de bloques y archivos para proyectos específicos, según sea necesario.

Red

La infraestructura de red convencional, como los enrutadores y conmutadores, se organiza y asigna programáticamente para conectar el procesamiento y almacenamiento a las máquinas virtuales. Algunas aplicaciones complejas pueden incluir nubes privadas virtuales a través de varias regiones geográficas.

¿Cómo funciona la infraestructura como servicio (IaaS)?

La mayoría de las empresas llevan mucho tiempo empleando una infraestructura de red convencional compuesta por servidores y almacenamiento tradicionales instalados en un armario de servidores o centro de datos. La configuración y el mantenimiento de estos activos corría a cargo del personal de TI interno.

Con la infraestructura como servicio, los clientes emplean recursos de red que el proveedor de servicios pone a su disposición en línea. Los clientes pueden seleccionar y configurar la infraestructura que necesitan empleando una interfaz de panel virtual o hipervisor, así como aumentar o reducir su nivel de utilización de los recursos para responder a los cambios en las cargas de trabajo, de modo que empleen tan solo lo que necesiten y paguen a medida que consuman.

Algunos de los servicios adicionales que brindan los proveedores de infraestructura pueden incluir registros de actividad, supervisión de procesos, agrupación en clústeres, equilibrio de carga, facturación desglosada y más.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de la infraestructura como servicio (IaaS)?

Ventajas

La infraestructura como servicio brinda diversos beneficios para empresas que desean optimizar sus gastos en TI.

  • Escalabilidad: los recursos de procesamiento, almacenamiento y conectividad de red se reparten bajo demanda. Los usuarios únicamente pagan por los recursos que necesitan en cada momento. Cuando se producen picos de demanda, puedes adaptarte rápidamente para implementar nuevos recursos, y cuando las cargas de trabajo disminuyen, no necesitas mantener una infraestructura que no estás empleando.
  • Flexibilidad: mantener una infraestructura de TI local requiere experiencia interna y costes de soporte continuados. Ampliar o reconfigurar un centro de datos para satisfacer nuevas demandas resulta costoso y lento. Puede requerir semanas o meses de instalación, frente a los recursos virtuales, que pueden entregarse en cualquier parte del mundo en cuestión de horas o incluso minutos.
  • Estabilidad: los recursos basados en la nube se encuentran protegidos de las interrupciones y los cortes de servicio que pueden afectar al hardware local. La mayoría de los proveedores garantizan una alta disponibilidad y seguridad, de conformidad con los términos del acuerdo de nivel de servicio aplicable. La continuidad del negocio y la recuperación ante desastres también forman parte del servicio.

Desventajas

A pesar de las considerables ventajas que presenta la infraestructura como servicio (IaaS) en términos de flexibilidad, estabilidad y eficacia, existen algunas circunstancias en las que puede no representar el mejor enfoque.

  • Coste: a pesar de las virtudes de los precios de la fórmula de pago por consumo, algunas empresas muestran reticencias a la hora de comprometer el gasto de TI sin recibir activos físicos a cambio. La facturación y los costes desglosados asociados con la infraestructura como servicio (IaaS) pueden resultar mayores de lo esperado, especialmente durante los picos temporales de demanda.
  • Control: dado que la propiedad de la infraestructura se encuentra en manos de los proveedores de servicios, los clientes no cuentan con la misma visibilidad de los detalles de administración, configuración y rendimiento diarios que aquella a la que están acostumbrados en relación con los activos bajo su control directo.
  • Soberanía: las empresas que se encuentran obligadas a mantener la custodia física y responsabilidad de sus datos y recursos informáticos ven limitada su capacidad para utilizar recursos basados en la nube.

¿Cómo se emplea la infraestructura como servicio (IaaS)?

Los recursos de computación, almacenamiento y conectividad de red basados en la nube entregados mediante la infraestructura como servicio pueden realizar prácticamente los mismos casos de uso que la infraestructura local convencional, y con ventajas adicionales para algunas aplicaciones:

  • DevOps: a menudo, las actividades de prueba y desarrollo conllevan picos temporales de los requisitos de computación. La infraestructura como servicio (IaaS) facilita configurar los entornos de prueba para aplicaciones específicas, así como ampliarlos o reducirlos según resulte necesario.
  • HPC: las funciones de computación de alto rendimiento como las simulaciones financieras, científicas y medioambientales complejas requieren una capacidad de procesamiento masiva para gestionar millones de variables y cálculos. Esto puede resultar considerablemente más asequible cuando se consume como servicio.
  • Análisis de Big Data: almacenar, analizar y utilizar grandes volúmenes de datos significa expandir continuamente el almacenamiento de datos y la capacidad de procesamiento ininterrumpida. La infraestructura como servicio (IaaS) permite seguir el ritmo que marcan estas demandas.
  • Transformación digital: migrar aplicaciones y cargas de trabajo desde la infraestructura tradicional a la nube puede reducir la latencia y mejorar la disponibilidad sobre un área más amplia, incluso global, para obtener experiencias de usuario de calidad superior.
  • Aplicaciones web: hoy más que nunca, las empresas viven o mueren por la calidad y fiabilidad de sus sitios web y servicios de Internet dirigidos a sus clientes. La infraestructura como servicio (IaaS) puede entregar los recursos necesarios para mantener una presencia en línea de éxito.
  • Copia de seguridad y recuperación: la infraestructura local siempre ha resultado vulnerable a las interrupciones locales y los desastres naturales, mientras que las copias de seguridad externas redundantes resultan complejas y difíciles de mantener independientemente por las empresas. La infraestructura como servicio (IaaS) proporciona seguridad y continuidad para los datos y aplicaciones fundamentales para el negocio.

Infraestructura como servicio (IaaS) con HPE GreenLake

HPE GreenLake te permite modernizar la infraestructura de TI al ofrecer servicios de nube pública e infraestructura como servicio para cargas de trabajo locales, totalmente gestionados en un modelo de pago por consumo.

Con HPE GreenLake Central, obtienes la experiencia de nube a nivel local y en el extremo, al tiempo que simplificas tu TI con operaciones de nube y automatización homogéneas. De este modo, puedes impulsar la información y el control a través de toda tu TI con una visión unificada.