virtualización

¿Qué es la virtualización?

La virtualización es un proceso que permite crear múltiples entornos de procesamiento simulado desde un pool de recursos de sistema físicos. En general, se usa para ejecutar múltiples sistemas operativos en el mismo sistema de hardware al mismo tiempo.

El hardware está separado del software

A través de la virtualización, los recursos que alguna vez solo estuvieron disponibles en forma física, como servidores, dispositivos de almacenamiento o sistemas de escritorio, se abstraen en formato digital. La tecnología separa el hardware físico del software que se ejecuta en él. Esto permite un uso más eficiente de los recursos de hardware al segmentar los recursos de sistemas grandes en partes más pequeñas y eficientes, y que se comparten más fácilmente. Estos segmentos pueden distribuirse entre múltiples aplicaciones y usuarios diferentes con diversas necesidades, a través de máquinas virtuales (VM). Uno de los usos más comunes de esta tecnología es ejecutar aplicaciones para otros sistemas operativos sin tener que ejecutarlas en un sistema específico de hardware.

Soluciones, productos o servicios relacionados de HPE

HPE ConvergedSystem para virtualización de clientes

HPE GreenLake para máquinas virtuales

Almacenamiento para la virtualización de servidores

Soluciones VDI

Sin dependencia ni limitaciones del hardware físico

La virtualización también brinda mayor flexibilidad y control, ya que elimina la dependencia de cualquier hardware. Las aplicaciones que se ejecutan en una máquina virtual tienen acceso a los mismos recursos de hardware y software que si se ejecutaran en su propia máquina exclusiva. Sin embargo, aunque pueden ejecutarse en el mismo sistema host, cada máquina virtual está aislada, lo que brinda seguridad adicional para las otras máquinas virtuales y también el host.

Temas relacionados

Virtualización de servidores

VDI

Escritorio virtual

Máquina virtual

Historia de la virtualización

El origen de la virtualización data de los días de los grandes PC mainframe en la década de los 60, cuando cada una de estas masivas piezas de hardware solo podía funcionar en un proceso a la vez. Con el tiempo, los clientes comenzaron a exigir que estas importantes inversiones pudieran admitir a más de un usuario o proceso a la vez. A fines de la década de los 60, IBM desarrolló el sistema operativo CP-67, un hipervisor inicial que introdujo la memoria virtual a la familia de servidores System 360 de la empresa. Sin embargo, se desarrollaron otras soluciones para que múltiples usuarios trabajen en un solo servidor, y la virtualización languideció como tecnología de nicho durante varias décadas.

En la década de los 90, cuando muchas empresas tenían el desafío de mantenerse al día con pilas de TI de un proveedor y aplicaciones heredadas, se dieron cuenta de la necesidad de usar mejor sus recursos de servidores, que con frecuencia no se utilizaban lo suficiente. Al adoptar la virtualización, no solo particionaron su infraestructura de servidor de manera más eficiente, sino que ejecutaron sus aplicaciones heredadas en tipos y versiones de OS diferentes. Debido a su gran red compuesta de muchos tipos diferentes de PC ejecutando diferentes sistemas operativos, el crecimiento de Internet ayudó a impulsar la adopción de la virtualización. A medida que la virtualización se empezó a utilizar con mayor frecuencia, redujo la dependencia del proveedor para servidores y fue la base para el desarrollo de la computación en la nube.

¿Cómo funciona la virtualización?

La virtualización es posible gracias a una capa de software llamada hipervisor. Este software abstrae los recursos de su sistema host (sea una CPU, GPU, memoria, espacio de almacenamiento, o ancho de banda de red) y los asigna dinámicamente a una serie de máquinas virtuales (VM) que se ejecutan en el sistema según las solicitudes de recursos que reciba. Esta máquina virtual funciona como un archivo de datos en el sistema host y puede moverse fácilmente de un sistema a otro, o incluso en la nube, y funciona igual cuando se abre de nuevo.

Tipos de virtualización

A medida que la tecnología de virtualización sigue evolucionando, se aplica de más y más maneras.

  • La virtualización de servidores es la aplicación de tecnología de virtualización más común en el mercado actual. Como los servidores están diseñados para procesar un alto volumen de tareas, particionarlas para que los componentes puedan usarse de manera más eficiente para múltiples funciones en todo el sistema puede beneficiar enormemente a muchas organizaciones.
  • La virtualización del almacenamiento consta de un grupo de servidores gestionados por un sistema de almacenamiento virtual. Este sistema gestiona el almacenamiento desde múltiples fuentes y lo considera como un grupo de almacenamiento, aunque haya diferencias de hardware entre los sistemas host. Esta virtualización hace más fáciles las tareas de copia de seguridad, archivo y recuperación.
  • La virtualización de aplicaciones desacopla la aplicación del OS y el hardware en el que se ejecuta. El usuario final en general accede a aplicaciones virtualizadas en un cliente ligero, mientras la aplicación misma se ejecuta en un servidor del centro de datos conectado por Internet. Esto puede facilitar la ejecución de aplicaciones que requieren versiones anteriores del OS o puede poner en riesgo otros recursos del sistema.
  • La virtualización de escritorios, también conocida como infraestructura de escritorios virtuales (VDI), refleja un entorno de escritorio del usuario en un sistema basado en software al que se puede acceder de forma remota por Internet. Todos los elementos del espacio de trabajo físico se almacenan en el servidor, y los usuarios finales tienen una experiencia similar, con cualquier dispositivo que usen. Todos los datos y programas del usuario existen en el servidor host, no en el dispositivo del usuario final.
  • La virtualización de red separa las redes virtuales de su hardware subyacente. Los conmutadores virtuales se ocupan de toda la gestión de redes. La virtualización de red hace más fácil para los administradores asignar y distribuir recursos y tener un mayor y más estable rendimiento de la red.

Usos comunes para la virtualización

La virtualización ofrece beneficios para empresas de todo tipo, desde pymes hasta empresas grandes. Aunque puede parecer complicado empezar con la virtualización, los beneficios a largo plazo hacen que el esfuerzo valga la pena.

La virtualización permite a las empresas hacer un uso más eficiente de la infraestructura de TI. Múltiples máquinas virtuales o VDI se pueden hospedar desde una sola pieza de hardware de servidor, lo que reduce costes de energía y refrigeración además de los costes del bajo uso del hardware. Y con menos hardware disponible, son mucho más fáciles la gestión del ciclo de vida del activo y el mantenimiento.

La virtualización de servidores ha sido crucial para muchas empresas que cada vez adoptan más los entornos de trabajo remotos o híbridos. La VDI, los servicios de escritorio remoto (RDS), los escritorios virtuales y similares tecnologías posibilitan que los trabajadores se mantengan productivos con el rendimiento fiable y el fácil acceso a los archivos y datos que necesitan para hacer su trabajo.

La recuperación ante desastres (DR) es otro uso común de la virtualización. Las copias de seguridad de archivos de máquina virtual desde una cantidad limitada de servidores toma mucho menos tiempo que las copias de seguridad de datos desde una serie de máquinas exclusivas. La virtualización también hace mucho más fácil mover datos a otras máquinas físicas en caso de falla del hardware u otro desastre.

Para desarrollo de aplicaciones o software, la virtualización baja el coste y simplifica el proceso de dejar recursos nuevos a disposición de los equipos de desarrollo. No solo las máquinas virtuales nuevas se pueden poner en marcha rápidamente, están separadas de la infraestructura subyacente y de otras instancias de máquina virtual en el mismo host. Esto evita que los problemas en el entorno de desarrollo creen problemas para el resto del sistema.

Las ventajas de seguridad de las máquinas virtuales se aplican más allá de los usos de prueba y desarrollo. Si necesitas acceder a archivos o datos sospechosos, la aplicación correcta se puede ejecutar en un entorno en cuarentena, o «aislado», que usa solo mínimos recursos y almacenamiento del sistema. Separar el software de las aplicaciones de esta manera hace más difícil que se propague malware u otras amenazas por tu sistema.

Soluciones de virtualización HPE

Evitar la disrupción de aplicaciones y el tiempo de inactividad es un desafío importante para las organizaciones con infraestructura virtual. HPE brinda varias opciones de soporte para máquinas virtuales a través de HPE Infosight. Utiliza el aprendizaje automático basado en la nube para optimizar el rendimiento de las máquinas virtuales diagnosticando la raíz del problema y recomienda la reparación adecuada a través de modelos centrados en las aplicaciones y en los recursos. Esta operación autónoma impulsada por IA ayuda a la profunda visibilidad y elimina las conjeturas con el análisis centrado en datos y máquina virtual.

Aumenta la agilidad, fiabilidad y escalabilidad de tus aplicaciones para tareas de suma importancia y de nivel 1. La infraestructura de almacenamiento de HPE ofrece el rendimiento diferenciado, la integración, la gestión y la disponibilidad necesarios para la implementación de la virtualización de servidores. El almacenamiento HPE optimiza la densidad de las máquinas virtuales y la eficacia de su almacenamiento y racionaliza la administración con arquitecturas modernas diseñadas específicamente para la virtualización, y soluciones para entornos virtuales de cualquier tamaño.

Los sistemas de HPE SimpliVity ofrecen una plataforma hiperconvergente de nivel empresarial que acelera el rendimiento de las aplicaciones, mejora la eficiencia y la resiliencia, y copia/restaura las máquinas virtuales en cuestión de segundos. HPE Nimble Storage dHCI proporciona una plataforma inteligente que combina la sencillez de HCI con la flexibilidad de la infraestructura convergente para aplicaciones cruciales para el negocio. Y HPE Primera ofrece el almacenamiento más inteligente del mundo para aplicaciones para tareas cruciales que ofrece resiliencia y rendimiento extremos con la agilidad de la nube.

HPE también ofrece soluciones inteligentes de almacenamiento y nube para máquinas virtuales como servicio. HPE GreenLake ofrece una experiencia de nube a tu infraestructura local y unifica tus extremos, nubes y centros de datos. Para tu infraestructura de máquina virtual, HPE GreenLake ofrece soluciones basadas en bloque de creación modular de hardware de HPE líder del sector y software y servicios de soporte. Hay varias configuraciones disponibles, diseñadas para cumplir con las necesidades de carga de trabajo. Para usuarios empresariales con necesidades de alto volumen y alta complejidad, HPE GreenLake para nube privada es una experiencia de nube privada local gestionada por HPE que permite un rendimiento excepcional de DevOps con simplicidad de un clic.