HCI desagregada (dHCI)

¿Qué es la HCI desagregada?

La expresión «dHCI» significa «disaggregated hyperconverged infrastructure», o infraestructura hiperconvergente desagregada. Se trata de una solución de infraestructura de TI que fusiona la escalabilidad y flexibilidad de la arquitectura desagregada con las ventajas de la infraestructura hiperconvergente (HCI).  La HCI tradicional crea pools con los recursos de computación, almacenamiento y conectividad de red en un solo dispositivo. En contraposición, la HCI discreta divide estos recursos en módulos que pueden escalarse individualmente. Ello permite a las empresas evitar el sobreaprovisionamiento y optimizar sus infraestructuras para determinadas cargas de trabajo, al tiempo que disfrutan de las ventajas que proporciona la sencillez de administración e implementación de la HCI.

Las soluciones dHCI de HPE incluyen servicios de datos integrados, como la seguridad, movilidad y optimización de datos, que se pueden vincular a las herramientas de gestión de infraestructura existentes de HPE, a fin de proporcionar una experiencia de usuario unificada.

¿Cómo funciona la dHCI?

La infraestructura hiperconvergente desagregada (dHCI) combina la flexibilidad y escalabilidad de la arquitectura desagregada con la sencillez y comodidad de uso de la infraestructura hiperconvergente (HCI). A continuación se detallan las partes fundamentales de un sistema dHCI y cómo interactúan: 

Nodos de computación: se trata de servidores que ejecutan las aplicaciones y máquinas virtuales. Son similares a los nodos de un sistema HCI tradicional.

Nodos de almacenamiento: estos nodos son responsables de proporcionar capacidad de almacenamiento al sistema. Pueden ser nodos all-flash o de almacenamiento híbrido.

Conectividad de red: la estructura de red conecta los nodos de computación y almacenamiento, al tiempo que facilita una transferencia de datos de alta velocidad entre ellos.

Software: la capa de software de un sistema dHCI es responsable de gestionar la infraestructura, proporcionando servicios como la protección, movilidad y optimización de datos. Además de facilitar la integración con otras herramientas de gestión de infraestructura.

Los recursos de computación y almacenamiento de un sistema dHCI son desagregados. Esto significa que son físicamente distintos los unos de los otros. Las aplicaciones pueden acceder directamente al almacenamiento como si estuvieran conectadas al servidor, dado que la capa de software lo expone como si los nodos de computación pudieran acceder a él a nivel local.

Temas del glosario relacionados:

¿Cuáles son los beneficios de la dHCI?

Las organizaciones que utilizan la infraestructura hiperconvergente desagregada (dHCI) disfrutan de una serie de ventajas, como las siguientes:

  • Escalabilidad: esta característica permite a las empresas escalar los recursos de computación y almacenamiento de forma independiente. De este modo, pueden personalizar sus infraestructuras para determinadas cargas de trabajo y evitar el sobreaprovisionamiento.
  • Flexibilidad: permite a las empresas seleccionar el mejor almacenamiento para cada aplicación, lo que puede aumentar la eficacia y reducir los costes.
  • Simplicidad: la simplicidad de administración e implementación de la HCI se mantiene en la dHCI. La capa de software proporciona operaciones centradas en las máquinas virtuales para simplificar los recursos de gestión y de almacenamiento, apareciendo como si fueran locales para los nodos de computación, lo que facilita a su vez la administración. Comparado con el almacenamiento SAN/NAS convencional, esto facilita la administración del sistema.
  • Servicios de datos integrados: la dHCI se entrega con servicios de datos integrados, como la protección de datos, la compresión y la deduplicación de datos. Ello elimina la necesidad de software y hardware adicional.
  • Integración: para ofrecer una experiencia de usuario más fluida, la dHCI se integra con la familiar interfaz VMware vCenter y puede combinarse con diversas herramientas de gestión de infraestructura. Esto facilita la gestión de toda la infraestructura de TI y ayuda a las empresas a maximizar el uso de sus herramientas de gestión existentes.

En resumidas cuentas, la dHCI ofrece una solución de infraestructura escalable, adaptable y sencilla de gestionar, que puede ayudar a las empresas a mejorar el rendimiento, reducir los gastos y optimizar la gestión.

¿Cuál es la diferencia entre la HCI y la dHCI?

Tanto la infraestructura hiperconvergente (HCI) como la HCI desagregada (dHCI) constituyen enfoques de la arquitectura del centro de datos que tienen como objetivo simplificar la gestión, reducir los costes y mejorar la agilidad. No obstante, existen algunas diferencias esenciales entre ellas.

  • La HCI integra los recursos de computación, almacenamiento y conectividad de red en un solo dispositivo o clúster, con el almacenamiento y la computación normalmente ubicados en el mismo dispositivo físico. En contraposición, la dHCI separa los recursos de computación, almacenamiento y conectividad de red en distintos componentes que están conectados mediante una estructura de red de alta velocidad. El software de gestión de la dHCI se ha diseñado para gestionar los recursos como un solo sistema, incluso cuando se encuentran físicamente separados.
  • Como la dHCI facilita la escalación independiente de los recursos de computación y almacenamiento, a menudo resulta más versátil que la HCI. En otras palabras, las empresas no necesitan instalar más equipos de HCI; pueden limitarse a expandir la capacidad de computación o almacenamiento en función de sus necesidades.
  • Debido al uso de una estructura de red de alta velocidad para conectar los recursos de computación y almacenamiento, a menudo la dHCI resulta más rápida que la HCI. Esto facilita un mayor ancho de banda y reduce las latencias, lo que, a su vez, puede resultar crucial para aplicaciones que requieren altos niveles de rendimiento.
  • La gestión diferenciada de los recursos de computación y almacenamiento de la dHCI requiere conocimientos especializados, por lo que puede resultar más complicada de administrar que la HCI. No obstante, al presentar los recursos como un sistema unificado, el software de gestión de la dHCI se ha diseñado para simplificar este proceso.
  • Cuando se necesitan recursos de computación y almacenamiento independientes, junto con una estructura de red de alta velocidad para conectarlos, la dHCI puede resultar más costosa que la HCI. Sin embargo, las ventajas de la flexibilidad y el rendimiento de la dHCI compensan su precio.

Generalmente, la dHCI ofrece una estrategia diferente, al aislar los recursos de computación y almacenamiento, y vincularlos a través de una estructura de red de alta velocidad. Tanto la HCI como la dHCI prometen simplificar la administración, ahorrar costes y mejorar la agilidad.

¿Para quién resulta adecuada la dHCI?

La infraestructura hiperconvergente desagregada, o dHCI, es una solución de infraestructura versátil, escalable y sencilla de gestionar que utilizan empresas de todos los tamaños y sectores. Resulta especialmente adecuada para empresas con demandas de cargas de trabajo variadas que requieren la capacidad de ampliar los recursos de computación y almacenamiento de manera independiente.

  • La dHCI puede admitir aplicaciones virtualizadas con distintos requisitos de rendimiento y capacidad.
  • Permite a las empresas aumentar la capacidad de almacenamiento con independencia de los recursos de computación, así como proporcionar almacenamiento de alto rendimiento para las bases de datos.
  • La dHCI puede servir a las aplicaciones cruciales para el negocio que requieren resiliencia, además de recursos de almacenamiento y computación de alto rendimiento.
  • Está preparada para admitir aplicaciones nativas de la nube.
  • Cuenta con características integradas de resiliencia, eficiencia y protección de datos.

En conclusión, las empresas con cargas de trabajo con necesidades fluctuantes y que requieran capacidad para expandir los recursos de computación y almacenamiento deberían considerar la dHCI.

¿Cuándo debería utilizar la dHCI?

Deberías considerar la dHCI (infraestructura hiperconvergente desagregada) cuando:

  • Tengas cargas de trabajo mixtas con demandas variables
  • Necesites resiliencia y almacenamiento de alto rendimiento
  • Necesites simplificar la gestión de infraestructura
  • Necesites mejorar la protección de datos y la recuperación ante desastres
  • Necesites integración con otras herramientas de gestión de infraestructura

Si tienes cargas de trabajo con requisitos diversos, la dHCI es la respuesta perfecta, dado que ofrece almacenamiento de alto rendimiento y te permite aumentar los recursos de computación y almacenamiento por separado. Si deseas optimizar la administración de tu infraestructura, la dHCI constituye la mejor opción porque mantiene la sencillez y la facilidad de gestión que ofrece la infraestructura hiperconvergente. Al incluir características integradas de protección de datos y recuperación ante desastres, la dHCI representa la opción perfecta, ya que puede conectarse de forma fluida con otras herramientas de gestión de infraestructura.

Desafíos de la dHCI

Aunque la dHCI (infraestructura hiperconvergente desagregada) cuenta con varias ventajas, también presenta algunos inconvenientes:

  • La dHCI puede resultar más costosa que la infraestructura hiperconvergente convencional, debido a la necesidad de nodos de computación y almacenamiento independientes, que pueden incrementar el coste total de hardware.
  • La configuración y gestión de la dHCI puede resultar más difícil que la infraestructura hiperconvergente convencional. Se requiere una comprensión profunda de la arquitectura de computación y almacenamiento para adaptar el sistema a determinadas cargas de trabajo.
  • La dHCI puede no ofrecer el mismo rendimiento para algunas cargas de trabajo que los sistemas de almacenamiento dedicados. Esto puede deberse a que la estructura de red que conecta los nodos de computación y almacenamiento presenta determinadas restricciones.
  • La dHCI puede introducir algunas restricciones en su escalabilidad. La escalabilidad del sistema puede verse restringida, por ejemplo, si la estructura de red que vincula los nodos no se ha diseñado para un gran ancho de banda y una baja latencia.
  • Aunque la dHCI puede conectarse con otros sistemas de gestión de infraestructura, la integración puede requerir un esfuerzo y capacitación adicional para garantizar un funcionamiento fluido.

HPE y la dHCI

HPE ofrece soluciones de infraestructura hiperconvergente desagregada (dHCI) con diversos formatos para adaptarse a los distintos requisitos de los clientes. A continuación se presenta una lista con algunas de las soluciones dHCI que proporciona HPE:

  • HPE Alletra dHCI: este es el buque insignia de las soluciones dHCI de HPE y fusiona las cabinas HPE Alletra con los servidores HPE ProLiant y HPE networking. La dHCI ofrece una infraestructura versátil, escalable y de alto rendimiento, capaz de gestionar una amplia gama de cargas de trabajo.
  • Servidores HPE ProLiant DL Gen9/Gen10/Gen10+/Gen11: estos servidores se han diseñado para aplicaciones de dHCI, que incluyen hipervisores VMware, y proporcionan diversas funcionalidades, como lo último en tecnologías de procesador y memoria.
  • HPE Alletra dHCI disponible a través de HPE GreenLake: con esta opción basada en el consumo, las empresas pueden pagar por el consumo que realicen de la infraestructura. La solución se puede configurar a nivel local, en el extremo o en la nube, e incluye HPE Alletra dHCI y los servicios operativos de HPE.