El modelo nativo de la nube y las aplicaciones nativas de la nube

¿Qué es nativo de la nube? ¿Qué son las aplicaciones nativas de la nube?

Las aplicaciones nativas de la nube representan un enfoque reciente del desarrollo de las aplicaciones en el que estas aprovechan el entorno de nube para mejorar la productividad. Este modelo permite programar, desarrollar, implementar y actualizar continuamente aplicaciones completas.

¿Por qué emplean los negocios el modelo nativo de la nube?

El ciclo tradicional de desarrollo de las aplicaciones (por ejemplo, el modelo de cascada) a menudo genera retrasos durante el proceso. Pero el entorno de la nube permite a los desarrolladores de aplicaciones trabajar de manera sinérgica, desde el análisis y la implementación a las pruebas y el mantenimiento.

Para las empresas y los desarrolladores, la ventaja no se limita a un plazo de desarrollo más corto, sino que incluye también una reducción significativa de los costes. Aprovisionar un entorno de preproducción en la nube resulta sencillo y económico, comparado con los entornos locales. El entorno de nube puede proporcionar un paquete de herramientas automatizadas para acelerar una depuración a tiempo o la resolución de la integridad del código, mientras se realizan pruebas simultáneas en varios dispositivos. Las actualizaciones y el mantenimiento continuado se implementan en segundo plano.

¿Cuáles son los beneficios del modelo nativo de la nube?

Las aplicaciones heredadas se almacenan en el disco duro de un usuario, pero en los últimos diez años, los avances en tecnología móvil, de procesamiento y de la nube han evolucionado tan rápidamente que resulta más sencillo, tanto para los desarrolladores como para los usuarios, migrar a aplicaciones nativas de la nube. A partir de poco más que un navegador web, el hardware de un usuario se convierte efectivamente en un dispositivo de entrada/salida que permite la realización en la nube de multitud de procesos con uso intensivo de la CPU. Algunas aplicaciones en la nube ni siquiera necesitan que la conexión a Internet se encuentre siempre en funcionamiento.

Se estima que el 90 % del desarrollo de las aplicaciones ya se está produciendo en la nube. Dadas las ventajas del bajo coste, la rapidez de desarrollo e implementación y el paquete de herramientas en línea, los entornos de aplicaciones en la nube ya no son el futuro, son el presente.

¿Cómo se desarrollan las aplicaciones nativas de la nube?

Diseñar y mantener aplicaciones nativas de la nube requiere reformular el enfoque y la comprensión de los principios de la arquitectura nativa de la nube. La colaboración entre desarrolladores y operaciones de TI facilita la entrega homogénea de actualizaciones incrementales con menos riesgo y comentarios continuos.

El desarrollo de aplicaciones nativas de la nube todavía comparte numerosas facetas con el ciclo de vida de desarrollo de software tradicional. Todos los pasos fundamentales son similares, incluidos el análisis, la planificación y el diseño. También se realizan prototipos, pruebas alfa y beta y, por último, la implementación. Pero la integración y sinergia fluida entre capas permite una velocidad y versatilidad que resultaban imposibles hace una década.

Al igual que con todas las aplicaciones, existen todavía líneas y líneas de código, pero las herramientas de depuración e integridad de los datos en tiempo real han transformado la velocidad y agilidad del desarrollo. Varios equipos pueden trabajar simultáneamente en distintas partes del código (o en la misma) desde cualquier parte del mundo. Además, las tareas de compilar las versiones para las pruebas se descargan hacia las capacidades de procesamiento de la nube y se comparten con el resto del equipo de forma prácticamente instantánea.

Una aplicación basada en la nube típica se beneficia del «pensamiento en pequeños lotes», por el que distintos miembros del equipo se centran en pequeñas tareas y procesos individualizados que pueden gestionar y compilar en la aplicación a medida que se van completando. El desarrollo de aplicaciones en la nube resulta popular entre los desarrolladores no solo por sus ventajas de velocidad, colaboración y herramientas en línea, sino también por su escalabilidad, agilidad y seguridad.

Aplicaciones nativas de la nube vs. tradicionales

Dos de los aspectos más importantes de las aplicaciones nativas de la nube son la velocidad de implementación y las enormes mejoras en cuanto a compatibilidad para usuarios finales. Los desarrolladores ya no necesitan establecer la homogeneidad y compatibilidad para las diversas versiones de distintos sistemas operativos. Hoy en día, los sistemas operativos de escritorio y móviles se actualizan prácticamente a diario y lo que funcionaba en iteraciones pasadas puede haberse desviado una décima y dejar de resultar fiable, estable o incluso compatible.

Con las aplicaciones basadas en navegador no nativas servidas desde la nube, los desarrolladores ya no necesitan preocuparse tanto por la compatibilidad con el hardware y los sistemas operativos, siempre que el usuario utilice un navegador compatible. Con los sistemas operativos y navegadores beneficiándose igualmente de la implementación basada en la nube (y los usuarios optando a menudo por actualizarlos en segundo plano), intentar prever cada configuración de hardware y sistema operativo posible ya no representa una preocupación de tanta importancia.

La segunda ventaja principal es la implementación rápida y fluida de actualizaciones. En este caso también, los usuarios suelen decidir que se produzcan en segundo plano. De hecho, la mayor parte de ellos ni siquiera sería consciente de ellas si no fuera porque reciben notificaciones ocasionales. Las aplicaciones monolíticas de gran tamaño suelen requerir un número importante de cambios (y pruebas) antes de poder actualizarlas. Con todo operando a la velocidad de la nube, las ventajas para los desarrolladores y usuarios resultan considerables.

Por último, el poder pasar de dispositivo a dispositivo, del trabajo al hogar o de tablet a PC proporciona una flexibilidad enorme, y no solo para los desarrolladores y sus empresas, sino también para los usuarios.

¿Por qué resultan importantes las aplicaciones nativas de la nube?

Las ventajas de las aplicaciones nativas de la nube residen principalmente en la velocidad de desarrollo y lanzamiento, la reducción de costes y la facilidad de gestión. Al combinarse con compilaciones más fiables y estables, una escalabilidad ilimitada y el aprovisionamiento automático, la tecnología nativa de la nube se ha convertido en un paso crucial en la forma en la que se programan, prueban, actualizan e implementan las aplicaciones.

El modelo nativo de la nube aumenta la productividad, fiabilidad y velocidad

Para las organizaciones que trabajan en la nube, las aplicaciones nativas proporcionan un gran impulso de la productividad de sus empleados en comparación con las aplicaciones heredadas o locales. Mantener las aplicaciones actualizadas constituye un proceso simple, automatizado y que requiere mucha menos gestión de infraestructura. La fiabilidad, velocidad y reducción de costes aportan ventajas enormes. Por último, las aplicaciones nativas de la nube permiten al usuario acceder dinámicamente a recursos de computación adicionales cuando resultan necesarios. Si un proceso especialmente intensivo requiere más almacenamiento o núcleos de CPU, el software de gestión de la nube simplemente los añade. 

Las aplicaciones de modelo heredado resultan limitadas

A medida que continúa evolucionando la transformación digital hacia aplicaciones basadas en la nube, las limitaciones inherentes de las aplicaciones de modelo heredado se vuelven cada vez más evidentes. Y a medida que aplicaciones como la renderización de modelos y la producción audiovisual/gráfica requieren cada vez más recursos, el atractivo de poder acceder al poder de procesamiento necesario por vía de la nube no deja de aumentar.

¿Cómo se emplea el modelo nativo de la nube?

No hace falta buscar muy lejos para encontrar varios ejemplos de aplicaciones nativas de la nube modernas. Incluso los ordenadores portátiles se ofrecen actualmente como poco más que un terminal y una conexión a Internet, de modo que el almacenamiento de archivos y las aplicaciones se vuelven prácticamente virtuales.

Las aplicaciones de correo electrónico y productividad basadas en navegador constituyen un excelente ejemplo de aplicaciones nativas de la nube. Cada vez más usuarios se han ido alejando de las aplicaciones de escritorio de procesamiento de texto u hojas de cálculo propietarias; incluso ya se accede totalmente desde un navegador a algunos de los paquetes de software más conocidos.

Para los desarrolladores y profesionales informáticos, la migración ha resultado incluso más beneficiosa. La moderna arquitectura de nube se abre a sus capacidades de manera considerable y les permite descargar gran cantidad de los procesos en la nube. Los análisis y herramientas asistidos por inteligencia artificial liberan recursos locales y facilitan enormemente el mantenimiento.

Ya sea para completar una hoja de cálculo, consultar el correo electrónico o desarrollar y probar aplicaciones (o incluso hacer un descanso y jugar en línea), las aplicaciones nativas de la nube empoderan a los usuarios y a las empresas de formas nuevas cada día.

HPE y las aplicaciones nativas de la nube

Los entornos GreenLake y Ezmeral de HPE habilitan a los profesionales de TI para hacer más… y con mayor facilidad. HPE GreenLake, un paquete en rápido crecimiento de aplicaciones especializadas para prácticamente cualquier tipo de empresa u organización, proporciona una base diversa y elástica para la transformación digital a través de plataformas como servicio que pueden operar a nivel local, en el extremo o en cualquier combinación.

Por ejemplo, la galardonada plataforma Ezmeral de HPE se ha diseñado en torno a la popular plataforma de código abierto Kubernetes, que ha resultado determinante para unificar el desarrollo de aplicaciones nativas de la nube y heredadas. Para los desarrolladores, Ezmeral ha introducido formas completamente nuevas de habilitar un desarrollo rápido, la arquitectura escalable, la fusión de código y la implementación automática. Ezmeral Data Fabric pone fin a los silos de datos y permite gestionar y analizar datos a nivel de exabytes desde cualquier parte del mundo.

HPE Aruba Networking constituye otra aplicación popular, que proporciona infraestructura de extremo líder, mejor integración desde el extremo hasta la nube y supervisión y gestión de red basadas en inteligencia artificial. La reciente inclusión de Ampool brinda impresionantes análisis de SQL para ingenieros y analistas. HPE GreenLake proporciona todas las ventajas de la seguridad e integridad basada en la nube, de modo que tanto los negocios como sus clientes cuenten con la mejor y más fluida interactividad de su categoría.