¿Qué es computación en la nube?

La computación en la nube es la entrega de recursos de TI virtualizados a través de Internet. Es la informática como servicio, entregada bajo demanda, de pago por uso, a través de una plataforma de servicios en la nube.

Definición de computación en la nube

La nube no es un lugar, sino un método de gestión de recursos de TI que reemplaza las máquinas locales y los centros de datos privados con infraestructura virtual. En este modelo, los usuarios acceden a los recursos virtuales de computación, red y almacenamiento que están disponibles en línea a través de un proveedor remoto. Estos recursos se pueden aprovisionar de manera instantánea, lo que es particularmente útil para las empresas que necesitan escalar verticalmente su infraestructura o reducirla rápidamente en respuesta a una demanda fluctuante.

Beneficios de la computación en la nube

Si bien la computación en la nube puede no ser adecuada para todas las aplicaciones, para muchas empresas, mover algunas o todas las operaciones de TI a la nube puede tener grandes ventajas sobre su gestión interna, a saber:

  • Baja inversión inicial: con la computación en la nube, una parte importante del presupuesto de TI se convierte en un gasto operativo en lugar de un desembolso de capital inicial. Las empresas ya no necesitan configurar centros de datos costosos antes de abrir sus puertas o emprender nuevas iniciativas.
  • Eficiencia de costes: tanto si tu empresa es pequeña como grande, puedes obtener los mismos beneficios de las enormes economías de escala logradas por los proveedores de servicios en la nube. Los CSP pueden maximizar la cantidad de hardware totalmente utilizado que están ejecutando, ahorrando energía y otros costes, un ahorro que finalmente pueden transmitir a sus clientes.
  • Capacidad altamente elástica: los recursos de computación en la nube no solo son altamente escalables (es decir, fáciles de expandir) sino que también son elásticos, lo que significa que la capacidad y los costes también se pueden reducir durante períodos de poca demanda.
  • Facilidad de uso y mantenimiento: con la computación en la nube, se pueden implementar recursos y actualizaciones de forma automatizada y estandarizada, aumentando la accesibilidad y eliminando las inconsistencias y la necesidad de actualizaciones manuales. Tampoco es necesario que tu equipo mantenga físicamente los servidores o las instalaciones del centro de datos.
  • Innovación más fácil: tanto en el equipo de TI como en las empresas en general, la computación en la nube a menudo allana un camino más fluido de innovación. Liberados de las cargas operativas de «racking y apilamiento», los departamentos de TI tienen el ancho de banda necesario para impulsar mejoras en el proceso empresarial, que pueden tener efectos de largo alcance. Mientras tanto, sus homólogos de negocios pueden de manera rápida y económica brindar recursos de programas experimentales y luego expandirlos o reducirlos sin la carga de una planificación de infraestructura detallada o una inversión inicial a largo plazo.
  • Mejor continuidad de los negocios: la naturaleza virtualizada de la infraestructura de computación en la nube permite la creación automatizada de copias de seguridad de datos y sistemas operativos, y la iniciación de procedimientos de conmutación por error. Esto permite una disponibilidad y protección de datos mucho mejor que la que pueden ofrecer la mayoría de los sistemas locales.

Tipos de servicios de computación en la nube

Si bien la computación en la nube tiene muchas ventajas, las empresas pueden tener algunas inquietudes, que incluyen:

  • Infraestructura como servicio (IaaS): siendo la forma más básica de computación en la nube, IaaS brinda a los usuarios acceso a conceptos básicos de infraestructura tales como espacio en servidor, almacenamiento de datos y redes, que pueden aprovisionarse a través de una API. Este modelo es lo más parecido a la replicación de la funcionalidad de un centro de datos tradicional en un entorno hospedado.
  • Plataforma como servicio (PaaS): este modelo ofrece un entorno de desarrollo completo, eliminando la necesidad de que los desarrolladores se ocupen directamente de la capa de infraestructura al implementar o actualizar aplicaciones.
  • Software como servicio (SaaS): las aplicaciones SaaS están diseñadas para usuarios finales, y mantienen detrás de escena todo el desarrollo y el aprovisionamiento de infraestructura. Las aplicaciones SaaS ofrecen una amplia gama de funcionalidades en la nube: desde aplicaciones empresariales, como programas de procesamiento de texto y hojas de cálculo, hasta CRM, conjuntos de edición de fotografías y plataformas de hospedaje de vídeos.

Modelos de implementación de la nube

Hay tres modelos básicos de computación en la nube disponibles para las empresas:

  • Nube pública: la nube pública es una infraestructura de nube compartida que es propiedad de un proveedor de nube que se encarga de su mantenimiento y gestión como Amazon Web Services o Microsoft Azure. Los principales beneficios de la nube pública son su escalabilidad bajo demanda y sus precios de pago por uso.
  • Nube privada: este tipo de nube se ejecuta detrás de un cortafuegos en una intranet de empresa y está hospedada en un centro de datos dedicado para esa organización. La infraestructura de la nube privada se puede configurar y gestionar de acuerdo con las necesidades concretas de cada empresa.
  • Nube híbrida: como el nombre sugiere, el modelo de nube híbrida permite a las compañías aprovechar soluciones de nube pública y privada. Con la nube híbrida, las organizaciones pueden aprovechar las capacidades de cada modelo de nube para potenciar la flexibilidad y la escalabilidad, a la vez que protegen datos y operaciones confidenciales.

Seguridad en la nube


La seguridad es una de las principales preocupaciones de las empresas que buscan trasladar hacia la nube una parte o la totalidad de sus operaciones de TI. En algunos sectores, las regulaciones de cumplimiento de normativas sobre seguridad de datos obligan a que algunas aplicaciones permanezcan en centros de datos privados, lo que requiere modelos de nube híbrida o privada. Sin embargo, la computación en la nube posee varias ventajas de seguridad, como por ejemplo:

  • Tecnología de vanguardia: la nube pública está libre de los riesgos de seguridad inherentes a la mayoría de los centros de datos locales, que a menudo combinan sistemas anteriores con tecnologías más nuevas. Los proveedores de la nube pueden implementar cifrado de última generación y otras medidas de seguridad en todo el sistema, y realizar el mantenimiento de manera automatizada.
  • Personal dedicado: las reputaciones y las empresas de los proveedores de nube dependen de la seguridad de los datos de los clientes. Cuentan con personal específicamente dedicado a la supervisión y el mantenimiento de la seguridad, lo que puede significar que pueden hacer un mejor trabajo que el departamento de TI de una empresa individual, que generalmente se encarga de una amplia gama de tareas.
  • Alta disponibilidad: las redundancias están incorporadas en la computación en la nube, de manera que incluso si algunos servidores fallaran, sus aplicaciones en línea continuarían ejecutándose sin interrupción. Las garantías de supervisión y tiempo de actividad las 24 horas, los 7 días de la semana son una parte estándar de los contratos de proveedores de computación en la nube.
  • Mejor protección de datos y recuperación ante desastres: las soluciones de copia de seguridad basadas en la nube suelen ser relativamente económicas y fáciles de usar. El modelo de computación en la nube también significa que los principales archivos no están atrapados en máquinas individuales, las que inevitablemente fallarán en algún momento.

Terminología clave de la computación en la nube


Aquí se presentan algunas frases importantes sobre la computación en la nube que usted querrá comprender:

  • Aplicación para la nube: un programa de software basado en la web (o una «aplicación alojada») como los que ofrecen los proveedores de SaaS.
  • Agente de nube: intermediario que tiene acceso a varios proveedores de servicios en la nube y puede proporcionar a los clientes individuales los mejores servicios en la nube para satisfacer sus necesidades particulares. En un entorno de TI híbrida, los departamentos de TI a menudo se convierten en agentes de nube.
  • Plataforma de gestión de la nube: en un negocio en el que las operaciones se distribuyen entre dos o más nubes o en una infraestructura local, una experiencia de gestión de la nube sin interrupciones es fundamental cuando se trata de hacer que todo funcione de manera que se maximice la eficiencia y se optimicen los costes. Las herramientas de gestión de la nube pueden ayudar a reunir todo junto en un panel principal unificado.
  • Migración a la nube: el acto de mover datos y aplicaciones desde máquinas privadas o centros de datos hasta la nube.
  • Nativo de la nube: aplicaciones que han sido desarrolladas específicamente para el uso basado en la nube. Estas aplicaciones generalmente se crean como microservicios en contenedores, utilizando código abierto para aprovechar al máximo la flexibilidad y escalabilidad inherentes de la computación en la nube.
  • Proveedor de servicios en la nube: a veces llamados simplemente «proveedores en la nube», los CSP crean centros de datos virtualizados y ofrecen servicios de computación en la nube a sus clientes, generalmente a través de plataformas de autoservicio. Los servicios ofrecidos van desde la infraestructura en bruto hasta las aplicaciones SaaS (software como un servicio).
  • Contenedor: los contenedores permiten la virtualización de aplicaciones de software al proporcionar entornos livianos de tiempo de ejecución que incluyen todo lo que se necesita para ejecutar aplicaciones, lo que los hace altamente portátiles. Esto es fundamental para la computación «nativa de la nube».
  • Hipervisor: también llamado «monitor de máquina virtual» (VMM), un hipervisor puede ser software, hardware o firmware, y es la capa que permite la virtualización de los recursos ofrecidos por la infraestructura física. En otras palabras, los hipervisores son sistemas de gestión que permiten que muchas máquinas virtuales (VM) invitadas hagan uso de los mismos recursos.
  • Servicio medido: componente clave de la computación en la nube; en los «servicios medidos» los proveedores de servicios en la nube supervisan varios recursos y miden su uso, y facturan de acuerdo con ello.
  • Middleware: la capa de gestión de software que se encuentra entre una aplicación y una red, que hace posible que los dispositivos en red se comuniquen entre sí. En la computación en la nube, el middleware se usa a menudo para admitir sistemas distribuidos complejos.
  • Arquitectura de microservicios: pequeños programas modulares que se enlazan para crear aplicaciones complejas. Debido a que son independientes, los microservicios se pueden implementar y actualizar de manera individual, lo que permite un desarrollo ágil.
  • Multinube: las empresas suelen utilizar más de un proveedor de servicio en la nube. Por ejemplo, una empresa puede utilizar un proveedor IaaS o PaaS para sus propios sistemas, y aplicaciones internas o de cara al cliente, al tiempo que utiliza una o más aplicaciones SaaS de otros proveedores para completar aspectos de su trabajo.
  • Multiinquilino: los proveedores de la nube pública agrupan recursos informáticos que son compartidos por múltiples consumidores. Los recursos se asignan de manera dinámica de acuerdo con la demanda.
  • Infraestructura definida por software: la infraestructura definida por software puede implementarse y controlarse por completo a través de una aplicación, sin intervención humana. Esta característica permite que las aplicaciones especifiquen y configuren el hardware que necesitan ejecutar como parte de su código. La infraestructura definida por software es un componente fundamental de toda la tecnología de la nube.
  • Máquina virtual: compuesta de hardware y software, una máquina virtual es un sistema operativo o un entorno de las aplicaciones definido por software que funciona como una PC física y contiene todos sus mismos componentes.
  • Carga de trabajo: una tarea de computación diferenciada que tiene lugar dentro del contexto de ejecución de una aplicación. En la computación en la nube, las cargas de trabajo de una aplicación se pueden distribuir a través de diferentes sistemas.

Recursos de computación en la nube de HPE

Gestión multinube

Gestión multinube

Gestione varias nubes y su infraestructura local desde una sola interfaz con HPE OneSphere.

Más información

HPE ProLiant para Microsoft Azure Stack

HPE ProLiant para Microsoft Azure Stack

Crea un entorno de nube privada o de nube híbrida con la solución Microsoft Azure Stack de HPE.

Más información

Contáctanos

Habla con un experto en la nube sobre cómo HPE puede ayudarte a superar tus desafíos empresariales.

Recursos

Informe técnico : Elige el entorno que prefieras, mantén el control y hazlo de manera rentable

Informe técnico

Elige el entorno que prefieras, mantén el control y hazlo de manera rentable

Vídeo : Costes ocultos de la nube para copias de seguridad, recuperación ante desastres y almacenamiento

Vídeo | 1:50

Costes ocultos de la nube para copias de seguridad, recuperación ante desastres y almacenamiento

Informe técnico : HPE Proliant para Microsoft Azure Stack crea una nube híbrida centrada en las aplicaciones

Informe técnico | PDF | 1,1 MB

Descubre cómo HPE ProLiant para Microsoft Azure Stack hace posible una nube híbrida centrada en las aplicaciones, que satisface las necesidades de los clientes que utilizan recursos dentro y fuera de los servidores locales.