Nube híbrida

¿Qué es la nube híbrida?

Una nube híbrida combina diferentes entornos de computación (nubes públicas y nubes privadas), que consisten en «ubicaciones de extremo» o «centros de datos locales». Esto ayuda a las empresas a gestionar y transferir cargas de trabajo a través de otras infraestructuras de nube para aumentar la eficiencia, reducir los costes y aumentar las capacidades existentes para reforzar las iniciativas de transformación digital.

La computación en nube híbrida empresarial incluye recursos y servicios de diferentes infraestructuras de nube. Además, la información se comparte y sincroniza mediante la implementación de técnicas de integración, organización y coordinación. Para que la implementación de la nube híbrida funcione de manera efectiva en centros de datos locales o ubicaciones perimetrales, es fundamental contar con redes de nube híbrida fiables. Para ello, se utilizan LAN (redes de área local), WAN (redes de área amplia) VPN (redes privadas virtuales) y API (interfaces de programa de aplicación) para establecer la conectividad entre entornos.

Una nube híbrida implementa virtualización, contenedorización, herramientas de almacenamiento y redes definidas por software para acumular recursos y acceder a ellos. Las empresas pueden usar una nube híbrida para migrar aplicaciones rápidamente y mantener el cumplimiento normativo.

 

El crecimiento del híbrido

No es sorprendente que, desde que comenzó la computación en nube híbrida, su popularidad haya crecido drásticamente y haya reducido la subcontratación de datos tradicional. De hecho, se prevé que el mercado de la nube híbrida alcance un volumen de 128 000 millones de dólares en 2025 y se ha constatado que el 98 % de las empresas planea utilizar el entorno.

¿Cómo funciona el entorno híbrido?

Las empresas usan servicios de nube híbrida combinando recursos locales con nube privada y servicios de nube pública de terceros. Una organización divide la instrumentación entre los tres, así las cargas de trabajo se pueden mover entre las plataformas de nube privada y pública al cambiar las necesidades de computación.

Fundamentalmente, un modelo de nube híbrida funciona compartiendo información entre plataformas locales y externas. La interconectividad entre plataformas se logra primero a través de la virtualización de los datos, seguida de las herramientas y protocolos de conectividad como API (interfaz de programa de la aplicación), VPN (redes privadas virtuales) o WAN (redes de área amplia).

Pero el proceso de gestionar un modelo de nube híbrida no solo es levantar y cambiar aplicaciones en la nube. Un departamento de TI también tiene que configurar recursos para permitirles comunicarse. Además, se necesita tiempo para capacitar a los usuarios y garantizar el mantenimiento e implementación exitosos a largo plazo, que suman a la inversión.

Como proyecto que utiliza innumerables recursos, el cambio a la computación en nube híbrida debe considerarse con cuidado. Aunque este entorno combinado ofrece a las empresas mayor flexibilidad y más opciones de implementación de datos, puede significar que los departamentos de TI tengan problemas para manejar esta mayor complejidad.

 

Soluciones, productos o servicios relacionados de HPE

Beneficios de la nube híbrida

  • Mayor flexibilidad y escalabilidad: la nube híbrida permite la escalación dinámica de recursos a través de nubes públicas y privadas, a fin de optimizar el rendimiento durante los picos de demanda y mantener el control sobre los datos confidenciales.
  • Ventajas de seguridad y cumplimiento: la nube híbrida consigue el equilibrio manteniendo los datos confidenciales en una nube privada segura, satisfaciendo los requisitos de cumplimiento y descargando las cargas de trabajo no confidenciales en la nube pública, de modo que mitiga los riesgos de seguridad.
  • Rentabilidad optimizada: las nubes híbridas optimizan costes asignando cargas de trabajo estratégicamente; servicios de nube pública rentables para tareas no confidenciales y nubes privadas potencialmente rentables para aplicaciones para tareas cruciales.
  • Recuperación ante desastres y continuidad del negocio: el modelo de nube híbrida mejora la recuperación ante desastres al replicar los datos críticos a través de nubes públicas y privadas. De esta forma, se habilita una conmutación fluida entre entornos para evitar interrupciones en las operaciones de negocio.
  • Rendimiento mejorado y mejor latencia: la arquitectura de nube híbrida optimiza el rendimiento colocando las aplicaciones sensibles a la latencia en una nube privada, para que se encuentren próximas a los usuarios finales, al tiempo que las cargas de trabajo menos sensibles aprovechan la infraestructura global de los proveedores de nube pública, lo que mejora la experiencia de usuario.

Implementación de la nube híbrida

  • Técnicas de integración y organización: los componentes públicos y privados deben integrarse de forma fluida empleando métodos de organización efectivos para implementar una nube híbrida. Esto garantiza una administración y comunicación uniforme a través de los diversos entornos de nubes.
  • Mejores prácticas para la gestión de cargas de trabajo: con el fin de garantizar que la nube híbrida se implementa correctamente, es necesario seguir las mejores prácticas de gestión de cargas de trabajo. Ello implica priorizar tareas en función de la confidencialidad e importancia, optimizar el uso de los recursos y garantizar una escalabilidad eficaz a través de las nubes públicas y privadas.
  • Estrategias de conectividad de red híbrida: estas resultan eficaces cuando la infraestructura local se integra de forma fluida con las nubes públicas y privadas. Esta integración garantiza una transferencia de datos y una arquitectura de red óptimas para una comunicación fluida.
  • Sincronización y coherencia de datos: estas son cruciales para las actualizaciones en tiempo real y para un acceso fluido a la información a través de los entornos híbridos. Para lograrlo, se requiere una planificación e implementación adecuadas, con independencia de la ubicación de la nube.

 

Comprender la arquitectura de nube híbrida

Combinar entornos de nube privada y pública crea una alternativa flexible y escalable para las empresas. A continuación, enumeramos cada uno de los componentes más importantes:
Entornos de nube privada:
  • Una nube privada es una infraestructura de nube operada en exclusiva por una sola organización. Su gestión puede ser interna o dejarse en manos de un proveedor externo.
  • En este caso, el control, la seguridad y la personalización resultan mejores que lo que ofrecen las nubes públicas.
  • El cumplimiento, los datos confidenciales y las aplicaciones personalizadas o de alto rendimiento resultan ideales para las nubes privadas.

Servicios de nube pública:

  • Las empresas y el público reciben los servicios de nube pública de terceros.
  • Se aplica un modelo de pago por consumo para los recursos de Internet, que incluyen la potencia de procesamiento, el almacenamiento y las aplicaciones.
  • Las nubes públicas son escalables, asequibles y accesibles, lo que las hace adecuadas en numerosas aplicaciones.

Integración e interoperatividad:

  • Para funcionar conjuntamente, es necesario integrar los entornos de nube privada y pública.
  • El servicio de nube y la interoperatividad de plataforma facilitan el uso compartido de datos y las comunicaciones.
  • Los estándares, las API y el middleware ayudan a lograr la integración y la interoperatividad.

Estrategias multinube:

  • Una solución multinube utiliza varios proveedores de nube para satisfacer las necesidades corporativas.
  • Las empresas pueden utilizar varios proveedores de nube para el almacenamiento, la computación y los servicios especializados.
  • Las técnicas multinube evitan la dependencia del proveedor, mejoran la fiabilidad y destacan las capacidades del proveedor de nube.

El diseño de nube híbrida enfatiza la integración, la interoperatividad y las soluciones multinube, al combinar sistemas de nube privada y pública. Este método equilibra el control, la seguridad y la personalización con la escalabilidad, la capacidad de adaptación y la rentabilidad de la computación en la nube.

 

¿Cuál es la diferencia entre multinube y nube híbrida?

Aspecto Nube híbrida Multinube
Definición Conlleva integrar entornos de nube pública y privada para una infraestructura unificada. Se refiere al uso de servicios de varias nubes o plataformas simultáneamente.
Integración Se centra en la organización fluida entre las nubes públicas y privadas. Enfatiza la gestión y optimización de servicios a través de distintos proveedores de nube.
Caso de uso Ideal para mantener el control sobre datos confidenciales en entornos locales y aprovechar la escalabilidad de la nube pública. Adoptada para evitar la dependencia del proveedor y aprovechar algunas de las fortalezas específicas de este.
Complejidad de gestión La complejidad resulta menor si se compara con la de gestionar varios proveedores de nube simultáneamente. Conlleva gestionar y coordinar servicios a través de varios proveedores de nube, lo que introduce complejidades.
Movimiento de datos y cargas de trabajo Permite el traslado fluido de datos y cargas de trabajo entre las nubes públicas y privadas. Se centra en aprovechar proveedores de nube específicos para distintas aplicaciones o servicios.
Escalabilidad y flexibilidad Equilibra el control con la escalabilidad y la flexibilidad, utilizando una combinación de entornos de nube. Proporciona flexibilidad utilizando servicios de distintos proveedores para diversos requisitos organizativos.
Énfasis principal Integrar nubes privadas y públicas para crear un entorno unificado. Uso de varios proveedores de nube para evitar la dependencia del proveedor y aprovechar diversas funcionalidades.

Cómo configurar una nube híbrida

La integración de entornos de nube privada y pública crea un sistema de nube híbrida fluido y eficaz. Toma como punto de referencia las necesidades de tu organización para determinar las cargas de trabajo para cada tipo de nube. A continuación, presentamos una guía sencilla de configuración de la nube híbrida:
 
  • Define tu estrategia para la nube híbrida. Incluye qué cargas de trabajo utilizarán los servicios de nube privada y cuáles los de nube pública.
  • Elige servicios de nube pública y privada compatibles y seguros, que respondan a tus necesidades.
  • Establece conexiones de red sólidas entre la nube pública y la privada. Para garantizar la transmisión de datos, pueden ser necesarias redes privadas virtuales o interconexiones directas.
  • Implementa la coherencia en la gestión de datos. Considera la latencia y el ancho de banda a la hora de sincronizar, compartir y proteger datos a través de ambos entornos de nube.
  • Protege los datos en tránsito y en reposo. Se incluyen la gestión de identidades, las restricciones de acceso, el cifrado y los estándares del sector.
  • Utiliza herramientas de integración y middleware para conectar las nubes públicas y privadas. Se requieren distintas API y protocolos para obtener comunicaciones de datos fluidas.
  • Implementa herramientas de supervisión y gestión completas para medir el rendimiento, detectar anormalidades y optimizar el consumo de recursos a través de ambos entornos de nube.
  • Configura la infraestructura de la nube híbrida para que sea escalable y ágil, a fin de asignar dinámicamente recursos en función de la carga de trabajo.
  • Realiza pruebas exhaustivas para buscar y corregir cualquier problema. Optimiza la configuración utilizando mediciones de rendimiento y comentarios de usuarios.
  • Prepara documentación sobre la arquitectura de nube híbrida y forma al personal de TI para que pueda gestionar el entorno integrado y solucionar los problemas.

La planificación cuidadosa y la implementación de procedimientos para equilibrar los servicios de nube pública y privada pueden proporcionar escalabilidad, flexibilidad y seguridad para distintas cargas de trabajo en una nube híbrida.

¿Por qué usan las empresas la nube híbrida?

Las empresas utilizan la nube híbrida por las siguientes razones:

  • Optimización de la carga de trabajo: la nube híbrida ofrece la flexibilidad necesaria para ejecutar cargas de trabajo críticas en una infraestructura dedicada para la seguridad y el cumplimiento.
  • Escalabilidad de los recursos: las empresas pueden escalar los recursos vertical u horizontalmente en función de la demanda. Esto les ayuda a utilizar los recursos existentes durante el aumento de las cargas de trabajo sin gastar dinero adicional para comprar nuevos recursos y evitar la infrautilización durante el horario habitual.
  • Continuidad del negocio: la nube híbrida replica los datos y las aplicaciones entre nubes públicas y privadas para garantizar la continuidad del negocio durante fallos o interrupciones del sistema.
  • Bajo coste: las empresas pueden elegir una infraestructura asequible para diferentes cargas de trabajo. Además, el modelo de pago por consumo es una excelente manera de optimizar costes.

¿Cuáles son los componentes de una nube híbrida?

Al comprender los componentes clave de una nube híbrida, las empresas pueden aprovechar el potencial de su sólida arquitectura y explotar las funciones disponibles para mejorar su estrategia de nube y lograr la transformación digital.

  • Centro de datos local: los centros de datos locales se refieren a los centros de datos alojados en las instalaciones de una organización. Estos incluyen sistemas de almacenamiento, servidores, infraestructura de red y hardware para ayudar a gestionar los datos y las aplicaciones de una organización. Puede ejecutar nubes privadas en la infraestructura local mediante la virtualización de los recursos de computación.
  • Nube pública: la nube pública es un modelo de computación en la nube en el que los recursos y servicios de computación se entregan a través de Internet con la ayuda de un proveedor de servicios externo. Estos incluyen máquinas virtuales, almacenamiento, aplicaciones y entornos de desarrollo e implementación, que se entregan a varias empresas con la misma infraestructura. Las empresas pueden utilizar los servicios de nube pública en un modelo de pago por consumo y ser libres de agregar o eliminar recursos según sea necesario.
  • Nube privada: la nube privada es una configuración de computación en la nube disponible de forma exclusiva para una sola empresa, capaz de ofrecer altos niveles de seguridad y personalización en comparación con la nube pública. Además, ofrece otros beneficios como control de acceso, flexibilidad, escalabilidad y facilidad de prestación de servicios. Las empresas optan por las nubes privadas para mantener la privacidad y la integridad de los documentos confidenciales, la información de identificación personal, la propiedad intelectual y otros datos vulnerables. La nube privada también ofrece una configuración de un solo inquilino, ya que los recursos están disponibles para un solo cliente.
  • Plataforma de gestión de la nube híbrida: la plataforma de gestión de la nube híbrida combina los entornos de nube privada y nube pública, y permite controlar, aprovisionar y automatizar las cargas de trabajo de ambas infraestructuras de nube. Permite un uso eficaz de los recursos, una integración rápida y un control unificado de las implementaciones de nube híbrida. Debes seguir las políticas de seguridad y cumplimiento, comprender el inventario de cargas de trabajo y aceptar los acuerdos de nivel de servicio. La gestión de la nube híbrida ofrece autoservicio, agregación de servicios, gestión de cargas de trabajo, análisis de costes, gestión, lanzamientos y capacidades de organización de implementaciones.
  • Organización y automatización de la nube híbrida:  la organización de la nube centraliza la gestión de las tareas automatizadas de varios sistemas de nube en una sola plataforma. La centralización del control a través de una capa de organización permite la creación de unos flujos de trabajo interconectados que abarcan entornos multinube. La automatización de las cargas de trabajo ayuda a organizar cualquier entorno híbrido (híbrido o multinube). Cuando se automatizan, los trabajos de nube y las cargas de trabajo básicas se llevan a cabo en una fracción del tiempo original, lo que aumenta la eficiencia y la productividad empresarial.

¿Cuáles son los desafíos de la nube híbrida?

Los entornos de nube híbrida plantean muchos desafíos que las empresas deben abordar para evitar filtraciones de datos y resultados negativos graves. Realizar una planificación estratégica e implementar las medidas adecuadas para evitar estos desafíos resulta esencial.

  • Seguridad: mantener la privacidad de toda la información almacenada es esencial. Independientemente del hecho de que las empresas de servicios de nube aseguren la integridad de los datos, es fundamental contar con unos controles de seguridad rigurosos para evitar violaciones de datos, vigilar la gestión del acceso y seguir los estándares de cumplimiento con la ayuda de técnicas de cifrado de datos y control de acceso. Algunos de los ataques más comunes incluyen los ataques de malware y el robo de identidades: estos pueden conducir a pérdidas potenciales en términos de dinero y reputación.
  • Redes: los entornos de nube híbrida plantean desafíos como la complejidad de configuración de la red, las limitaciones de ancho de banda y la latencia de la red. A veces, es difícil establecer unas conexiones eficientes entre los entornos de nube locales y en la nube mediante conexiones VPN o líneas alquiladas. Además, la implementación de técnicas de seguridad como el cifrado, los sistemas de detección de intrusos y los cortafuegos a veces puede resultar abrumadora. Es fundamental tener un ancho de banda adecuado y una latencia baja para facilitar la transferencia de datos entre los entornos de nube.
  • Coste: al transferir grandes cantidades de datos entre diferentes entornos de nube, las empresas pueden enfrentarse a costes adicionales, como la tarifa que cobran los proveedores de servicios, o la optimización de las estrategias de migración de datos para reducir los costes. Además, las empresas necesitan diferentes licencias y soluciones de software, lo que puede generar costes adicionales si no se gestionan adecuadamente. Otros costes incluyen los costes operativos (supervisión, gestión y soporte), los costes de dependencia del proveedor (trabajar con diferentes proveedores de servicios de nube) y los costes de infraestructura de nube híbrida (software, hardware y equipos de red).
  • Observabilidad: proporciona la capacidad de medir el estado actual de un sistema en función de los datos que genera. Proporciona una comprensión profunda del sistema distribuido mediante el examen de todas las entradas disponibles. A diferencia de las soluciones de supervisión de nube que usan paneles para mostrar indicadores de rendimiento para que los equipos de TI puedan detectar y solucionar problemas, las plataformas de observabilidad usan registros, seguimientos y métricas recopiladas de toda tu infraestructura para alertarte sobre posibles problemas incluso antes de que surjan.  Si bien la observabilidad es una herramienta poderosa para las arquitecturas nativas de la nube, esta no deja de tener sus limitaciones. Los entornos multinube dinámicos son cada vez más complejos, y muchas plataformas de observabilidad heredadas tienen dificultades para conectar la correlación con las causas y darse cuenta de qué acciones, características, aplicaciones y experiencias generan impactos comerciales. Los equipos de infraestructura, desarrollo, operaciones y negocios aislados hacen que mucha información clave se pierda o salga a la superficie demasiado tarde.
  • Equilibrio de carga:  el equilibrio de carga de trabajo en la nube distribuye las cargas de trabajo entre los entornos de computación, equilibrando el tráfico de red que accede a cada uno de ellos. Las demandas de carga de trabajo de la organización se pueden satisfacer enrutando el tráfico entrante a múltiple servidores, redes u otros recursos. Al mismo tiempo, el equilibrio de carga puede mejorar el rendimiento y proteger de las interrupciones en la prestación del servicio. El equilibrio de carga o carga de trabajo no solo distribuye las demandas de servicio entre plataformas, sino que también puede distribuirlas en múltiples geografías. El equilibrio de carga basado en la nube puede mejorar el rendimiento y reducir los costes al aprovechar la escalabilidad, la disponibilidad y la agilidad basadas en la nube híbrida para satisfacer las demandas de carga de trabajo distribuida.
  • Accesibilidad de datos: los entornos de nube (y, por extensión, de nube híbrida) tienen el requisito de proporcionar protección de datos. Brindar acceso a los datos a los usuarios correctos es el objetivo de las políticas de seguridad y protección, especialmente cuando los datos se distribuyen a través de varias ubicaciones y plataformas de nube. Una nube híbrida aumenta el riesgo de sufrir una violación de datos significativa dentro de su ecosistema, aunque, por otro lado, se requiere proporcionar acceso a determinados grupos de usuarios para impulsar la productividad y el crecimiento de la organización. Proporcionar un acceso lo más amplio posible mientras se mantiene una seguridad, privacidad y cumplimiento sólidos es el problema al que se enfrentan los equipos de seguridad, CloudOps y DevSecOps.
  • ITOps multinube:  el papel de las ITOps en un entorno multinube difiere de las técnicas y metodologías tradicionales de los entornos locales tradicionales. En una nube híbrida, el objetivo debe ser optimizar y automatizar las tareas de gestión. Dado que la meta de las ITOps es ofrecer un entorno de TI coherente y de alto rendimiento, este debe abordar el desplazamiento de una carga de trabajo creciente a las plataformas de nube, donde la complejidad aumenta y está vinculada a los entornos locales heredados. Las funciones de ITOps se centran en la gestión del rendimiento de las cargas de trabajo de las aplicaciones clave, la funcionalidad y fiabilidad del sistema central y el rendimiento general a través de la automatización de la configuración de cambios. En muchas organizaciones, según la profundidad de la adopción de la nube híbrida, los equipos de ITOps están evolucionando hacia equipos de CloudOps que integran los departamentos de seguridad y DevOps.

HPE y la nube híbrida

Hewlett Packard Enterprise (HPE) ofrece una gama de soluciones y servicios que se alinean con las estrategias de nube híbrida. De este modo, proporciona a las organizaciones flexibilidad, escalabilidad y una gestión de la infraestructura de TI eficaz. A continuación, presentamos una descripción general con algunas de las ofertas clave:

  • HPE GreenLake: HPE GreenLake es una suite de servicios de nube que permite a las organizaciones obtener recursos de TI con un modelo de pago por consumo, al tiempo que mantienen el control sobre la infraestructura local. Abarca diversas soluciones y proporciona un enfoque flexible, y escalable para la adopción de la nube híbrida.
  • OpsRamp: OpsRamp, una empresa adquirida por HPE, se especializa en la gestión de las operaciones digitales. Ayuda a las organizaciones a supervisar, gestionar y optimizar su infraestructura de TI híbrida proporcionando una infraestructura unificada, supervisión de las aplicaciones, automatización y una plataforma de gestión de servicios.
  • HPE Edge-to-Cloud Adoption Framework: el marco que te proporciona una estructura y un lenguaje común para comprender en qué punto del viaje hacia la nube híbrida te encuentras, te ayuda a realizar estudios comparativos utilizando las mejores prácticas como referencia y te permite priorizar los próximos pasos más adecuados para tu organización.
  • HPE Right Mix Advisor: un enfoque para determinar la estrategia para tu programa de modernización de aplicaciones, además de identificar la combinación adecuada de tus plataformas de nube híbrida sobre la base de los objetivos de la organización, la latencia, la seguridad, la soberanía, el coste y más.
  • HPE GreenLake for Private Cloud Business Edition: esta oferta proporciona a las empresas una solución de nube privada simplificada. Ofrece una infraestructura como servicio (IaaS) con un modelo de pago por consumo, que permite a las organizaciones escalar recursos en función de la demanda sin sobreaprovisionamientos.
  • HPE GreenLake for Private Cloud Enterprise: esta solución, adaptada para grandes empresas, extiende las ventajas de HPE GreenLake para proporcionar un entorno de nube privada completo. Incluye funcionalidades avanzadas para gestionar cargas de trabajo complejas y garantizar rendimiento a escala.
  • HPE Accelerated Migration: Accelerated Migration es una oferta de servicio que facilita la transición fluida de cargas de trabajo hacia entornos híbridos. Combina capacitación, automatización y mejores prácticas para acelerar la migración, de modo que reduce el tiempo de inactividad y los riesgos.
  • HPE Edge-to-Cloud Transformation Program: este programa se centra en habilitar a las organizaciones para aprovechar la potencia de la computación en el extremo en combinación con servicios de nube. Proporciona un marco para conectar dispositivos y datos de extremo de forma fluida con la infraestructura de la nube para mejorar el procesamiento y los análisis.
  • HPE Ezmeral Data Fabric: forma parte de HPE Ezmeral Container Platform y ofrece una solución de almacenamiento de objetos escalable y distribuida. Admite aplicaciones de datos intensivos y facilita la movilidad de los datos a través de entornos de nube híbrida y multinube.
  • HPE GreenLake for Backup and Recovery: esta solución proporciona un enfoque flexible y rentable para la protección de datos. Las organizaciones pueden utilizar servicios de copia de seguridad y recuperación con un modelo de pago por consumo, de modo que se aseguren la resiliencia de sus datos sin necesidad de una infraestructura sobreaprovisionada.
  • HPE GreenLake for Disaster Recovery: diseñada para la continuidad del negocio, esta oferta permite a las organizaciones implementar una solución de recuperación ante desastres de forma rentable. Garantiza la disponibilidad de aplicaciones y datos críticos en caso de una disrupción, con un modelo de precios basado en el consumo.

El portfolio de HPE de soluciones de nube híbrida responde a diversas necesidades empresariales y ofrece una combinación de infraestructura, servicios y herramientas de gestión para apoyar a las organizaciones en sus procesos de transformación digital.