¿Qué es la nube privada?

La nube privada es un tipo de arquitectura de computación en la nube in situ accesible, gestionada y protegida únicamente por una empresa u organización independiente, y que ofrece recursos de almacenamiento y procesamiento virtual adicionales.

Acceso restringido a la nube privada

Aunque comparte muchos beneficios de la computación en la nube, como la escalabilidad y la flexibilidad, el acceso a la nube privada está restringido a un solo cliente u organización, ofreciendo seguridad óptima para los requisitos regulatorios o de la industria específica o para quienes trabajan con datos confidenciales como registros médicos o documentos confidenciales.

No hay límites basados en terceros

Con una arquitectura de nube privada, los usuarios finales no dependen de proveedores externos, lo que les da acceso más controlado a sus datos y la capacidad de responder rápidamente en caso de fallas de componente. Y como toda la infraestructura es local y no se comparte con múltiples inquilinos, los modelos de nube privada permiten más oportunidades para arquitecturas de TI personalizadas.

¿Cómo funciona la nube privada?

Antes de comenzar la virtualización de infraestructura de TI o la organización de contenedores, los administradores crean su ensamblaje personalizado de servidores, software, seguridad y otras aplicaciones según sus necesidades específicas de carga de trabajo. Esta capacidad para personalizar, que no se ofrece mediante nube pública, es una de las ventajas más atrayentes de la nube privada. Sin embargo, la mayor personalización, acceso y visibilidad en general suelen conllevar gastos iniciales adicionales.

La nube pública puede cubrir múltiples sistemas de red, almacenamiento y servidor. Esto permite a los administradores de TI crear una bolsa de recursos en la que se pueden hacer particiones para múltiples cargas de trabajo con máquinas virtuales o contenedores. Estas particiones, o recursos físicos compartidos, ofrecen una mejor eficiencia y es más fácil escalar tanto vertical como horizontalmente. El proceso para aprovisionar nuevas cargas de trabajo para aplicaciones es automatizado y supervisado a través de una gestión central que incluye optimización, seguridad y continuidad del negocio.

Nube pública, nube privada y nube híbrida

La nube privada es solo una de varias opciones de nube disponibles para empresas y organizaciones. Según las necesidades y quién se ocupe del mantenimiento, la nube se puede clasificar en dos categorías adicionales, cada una con sus beneficios.

Nube privada

Como las nubes privadas se dedican en general a un grupo o inquilino, este método ofrece más oportunidades de personalización, acceso y seguridad, por un coste inicial más alto. Además, en comparación con las ofertas de nube pública, la capacidad de la nube privada puede ser mucho más o mucho menos escalable, según la infraestructura y la predictibilidad del cambio en la demanda.

Nube pública

Un proveedor externo en una ubicación remota gestiona los servicios de nube pública y ofrece recursos de nube altamente flexibles y escalables a muchas empresas y organizaciones. Por una tarifa acordada, el proveedor externo gestiona y obtiene todos los recursos o el almacenamiento. La principal compensación es la visibilidad, acceso y personalización para una agilidad bajo demanda mejorada.

Nube híbrida

Las infraestructuras de nube híbrida combinan elementos de la nube pública y la privada. Aquí, una empresa u organización descarga ciertos recursos en un proveedor externo mientras mantiene in situ la infraestructura seleccionada. Al hacerlo, aumenta la capacidad de la empresa de controlar, acceder y gestionar sus datos y hardware, especialmente para diversas cargas de trabajo, y de cumplir estrictos requisitos de seguridad o privacidad.

Aplicaciones en la nube privada modernas

A pesar de la creciente popularidad de la nube pública, la nube privada sigue siendo una infraestructura poderosa y valiosa para muchas organizaciones y empresas, en especial las que tienen requisitos normativos y de seguridad estrictos.

En general, la nube privada se entrega como entorno virtual, hospedado o gestionado. Con una implementación virtual, las empresas y organizaciones aíslan una nube privada dentro de una nube pública. Aunque el espacio de servidor técnicamente se comparte entre otros grupos y organizaciones, estos recursos están dedicados a ciertas cargas de trabajo. Los entornos de nube privada hospedados, por otra parte, no se comparten con otras organizaciones. Un proveedor externo mantiene el software y hardware, pero solo para un grupo. Los proveedores ejecutan las soluciones privadas gestionadas en nombre de otro grupo, que no tiene el personal de TI o necesita enfocar su energía fuera de la tecnología.

El funcionamiento de la aplicación en la nube privada varía según la empresa y según sus requisitos específicos. Por ejemplo, una empresa de servicios financieros puede implementar una nube privada para seguridad local adicional, como almacenamiento y procesamiento de pedidos comerciales y otra información confidencial del cliente. Del mismo modo, los proveedores sanitarios pueden usar la nube híbrida y privada para almacenar información médica que cumpla con la Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico (HIPAA) y otras leyes de cumplimiento.

HPE y la nube privada

HPE brinda la tecnología y la experiencia necesarias para posibilitar estrategias y soluciones de nube privada. Según las necesidades del partner, HPE puede implementar cualquier cantidad de componentes y servicios, incluidos HPE GreenLake, HPE Synergy y los servidores HPE ProLiant y Apollo. Combinadas, estas soluciones ayudan a las organizaciones y empresas a simplificar la TI; lograr mayores niveles de control, agilidad y eficiencia; reducir los crecientes costes de infraestructura y acelerar los resultados de negocio.

Para ayudar a LAKE Solutions, proveedor de consultoría de TI y servicio de nube en Alemania, a brindar una nueva oferta de servicio llamada copia de seguridad como servicio, HPE integró una infraestructura que les permitió ofrecer servicios hospedados y de copia de seguridad in situ para una vasta gama de clientes, y para así poder cumplir más demandas de carga de trabajo especializada.

Cuando trabajó con Sopra Steria, otra empresa de servicios y consultoría de TI en París, HPE usó un modelo flexible y ágil para ayudarlos a brindar a sus clientes una amplia gama de cargas de trabajo, inclusive una infraestructura hospedada componible con almacenamiento escalable.

Y cuando el gigante de telecomunicaciones Nokia Software necesitó acelerar el desarrollo de software de 5G y automatizar los flujos de trabajo de R&D, HPE intervino con una nube privada integrada en almacenamiento all-flash y blades de HPE, lo que ayudó a maximizar el rendimiento, bajar los CAPEX, reducir las demandas energéticas y disminuir la cantidad de espacio físico necesario para el centro de datos.