La Supervisión del rendimiento avanzada permite supervisar el rendimiento extremo a extremo entre un servidor y un dispositivo de almacenamiento, evaluando la utilización de recursos en toda la estructura. Esta tecnología facilitadora proporciona la capacidad de supervisar y observar mediciones específicas de la estructura desde un SID (ID fuente) a un DID (ID de destino), creando así un método para afinar y ampliar la estructura de forma más eficaz. La supervisión del rendimiento también permite la capacidad de disponer de una detección temprana de avisos y puntos clave en la estructura, lo que proporciona una potente herramienta para equilibrar el rendimiento general. Ello implica un ajuste mejorado del rendimiento que maximiza la optimización de recursos de la estructura y simplifica la planificación de capacidades SAN.

Características

Controlable-Configurable:

permite que el administrador personalice el conmutador con los requisitos específicos del entorno de su empresa

Controlable-Rendimiento óptimo:

permite tubos de 8 Gb con ISL Trunking. La potencial congestión de red queda mitigada gracias al ancho de banda adicional

Controlable-Adaptable:

Con acceso API por medio de capacidades de encriptación PERL, el administrador puede simplemente automarizar las tareas de administración únicas de cada entorno

Resistencia-Estado SAN proactivo:

Las características de Fabric Watch y Supervisión avanzada del rendimiento proporcionan la capacidad de supervisar, diagnosticar y alertar al administrador sobre puntos clave del entorno y el rendimiento. La alerta avanzada de problemas potenciales es crítica para maximiar el tiempo de funcionamiento en entornos de misiones críticas.