El software HPE IMC Quality of Service (QoS) mejora la visibilidad y el control de las configuraciones de QoS de los dispositivos de red y ayuda a los administradores a centrarse en la planificación del servicio y la optimización de los recursos de la red mediante el suministro de un conjunto de funciones de gestión de configuraciones y dispositivos. El software IMC QoS permite a los administradores organizar el tráfico en diferentes clases según los criterios de correspondencia de la configuración y proporcionar servicios diferenciados para optimizar el tráfico y asignar recursos de red.

Novedades

  • Una mejor gestión del ancho de banda porque los administradores de red pueden organizar el tráfico de red.
  • Mayor visibilidad y control de calidad de servicio en los dispositivos de red.
  • Potente reasignación de los recursos de red debido al uso del ancho de banda.
  • Imagen visual del uso del tráfico de las aplicaciones y de la utilización del ancho de banda.

Características

El control de tráfico permite una mejor asignación de recursos de red

El software HPE IMC Quality of Service (QoS) ofrece ayuda para la gestión del tráfico a lo largo de una red para mejorar la asignación de recursos y la optimización de tráfico.

Los administradores de red pueden establecer las políticas de clasificación del tráfico, por las que el tráfico se regula con ciertas reglas, como la dirección de origen, protocolo IP o número de puerto de la aplicación para que los recursos de red se puedan asignar de modo razonable.

Mejorar el flujo de tráfico de red mediante la creación de políticas de QoS

El software HPE IMC Quality of Service (QoS) ayuda a los administradores a entender el modelo de tráfico de red.

Los administradores de red pueden aprovechar Network Traffic Analyzer para crear políticas de QoS en toda la red.

Configuración de dispositivos con QoS Manager

El software HPE IMC (IMC) Quality of Service (QoS) realiza automáticamente las copias de seguridad de configuración de dispositivos para proporcionar uniformidad.

Los dispositivo de red se pueden estandarizar y gestionar de modo uniforme como configuraciones de puesta en marcha y se pueden comparar con las configuraciones de funcionamiento.